ALEISTER CROWLEY

ALEISTER CROWLEYEdward Alexander Crowley (condado de Warwickshire, Inglaterra 12 de octubre de 1875 – Hastings, East Sussex, 1 de diciembre de 1947), más conocido como Aleister Crowley, fue un influyente escritor, ocultista, místico y mago (probablemente el más importante del siglo XX) ceremonial inglés. Fue miembro de la organización esotérica Hermetic Order of the Golden Dawn, además de fundador de la Astrum Argentum y, finalmente, líder de la Ordo Templi Orientis (O.T.O.). También fue miembro honorífico de otras organizaciones esotéricas. Hoy en día es conocido por sus escritos sobre ocultismo, aunque también escribió profusamente  sobre otros temas y géneros, como ficción y poesía.

 


Era hijo de un millonario galés, Edward Crowley, quien falleció en 1886. Así que Aleister (así se renombró él mismo para evitar llamarse como su difunto padre) quedó huérfano y heredó una gran fortuna. Fue criado con extrema rigidez por su tío materno y su madre que pertenecían al mismo grupo religioso, los “Hermanos de Plymouth”, una denominación evangélica, conservadora y muy puritana. Sin embargo el chico enseguida se mostró rebelde, además de sumamente inteligente, con lo que a los 17 años fue a estudiar a Cambridge, donde por primera vez empezó a sentirse libre lejos de su familia. De esa época datan sus primeros ensayos, novelas y poemas eróticos, y también se empieza a mover en sociedad entre Londres y Paris, alternando con personajes conocidos como el novelista Somerset Maughan, la bailarina Isadora Duncan, el poeta Rilke… También descubre el alpinismo, que ejerció con entusiasmo, participando en importantes expediciones a los Alpes o el Himalaya, entre otros lugares. En cierto momento toma contacto con la obra de S. L. Mathers y su orden Golden Dawn y comienza su interés serio por el ocultismo.
Con veintitrés años ingresa en dicha Orden Hermética del Alba Dorada, donde escaló rápidamente los grados iniciáticos inferiores con el sobrenombre de Frater Perdurabo. Su relación con los otros miembros no era muy fluída; se enfrentó con William Butler Yeats y el mismo S.L. McGregor Mathers, uno de los fundadores, que curiosamente le llegó a otorgar personalmente el grado de “Magus” (uno de los más altos de la Orden). Posteriormente Mathers declarararía casi en su lecho de muerte que Crowley había sido, mediante ataques mágicos, el causante de su fin (oficialmente murió a causa de una epidemia de gripe).

 

Entre tanto, hacia el año 1900 Crowley había buscado un retiro en  Escocia, cerca de la localidad de Foyers, donde compró una casa a orillas del famoso Lago Ness, a la que llamó Palacio de Boleskine. Allí se dedicó febrilmente a la experimentación mágica y continuó su formación ocultista.

 

Tiempo después estando en El Cairo con su esposa Rose Kelley, con la que se había casado un año antes (se divorciarían en 1909), los días 8, 9 y 10 de abril de 1904, recibió el dictado de su obra clave “El Libro de la Ley”, a través de Rose (en estado de mediumnidad) y de una entidad espiritual llamada Aiwass, que Crowley afirmaba era su Santo Angel de la Guarda. Este hecho fue el punto culminante de la vida de Aleister, quien decía que había vivido para recibir este don. En este Libro de la Ley, Crowley proclama la ley de Thelema (“Voluntad” en griego) para el Nuevo Eón de Horus que comenzó en 1904, con la recepción del texto. Dos de las frases más conocidas del libro son: “Haz lo que tú quieras será toda Ley”, y “Amor es la ley, amor bajo voluntad”. Esta sería la doctrina básica de Crowley y a la que durante el resto de su vida dedicaría sus esfuerzos principales. Los aspectos ceremoniales mágicos de esta doctrina los plasmó en su famosa “magick”, ritual práctico de alta magia con la letra k añadida que alude al “kteis” o sexo femenino; de aquí la necesidad de Crowley de contar con un “opuesto” femenino en sus rituales al que denominó “mujer escarlata”, algo así como una musa que ejercía de contrapunto y era clave en el proceso mágico ceremonial.

 

Después de esto continuó viajando hasta 1907 en que fundó la Orden Astrum Argenteum junto  a G. Cecil Jones y con otros disidentes de la Golden Dawn. En realidad la A. A. era bastante similar a la Golden Dawn en todos los aspectos, pero ya era una logia propia lo cual había perseguido Crowley con ahínco.

 

En 1909 Crowley comenzó la publicación de  “The Equinox: Revisión del Iluminismo Científico”, una revista semestral que pretendía ser órgano oficial de la A. A. y que funcionó hasta 1913, reapareciendo brevemente en 1919. En esta revista Crowley publicó bastante material que abarcaba desde información esotérica y mágica (alguna de esta información provenía de la Golden Dawn y otra era de cosecha propia) hasta poemas, biografías, juegos…
En 1912 ocurrió otro hecho clave en la vida de Crowley: ese mismo año publicó su “Libro de las mentiras”, un tratado lleno de hermetismo cabalístico. Este libro impresionó a Theodore Reuss, a la sazón cabeza visible de la Ordo Templi Orientis (O. T. O.), una organización fundada en Alemania en 1902 con la perspectiva de sintetizar y controlar las distintas órdenes masónicas, herméticas y rosacruces de aquella época con objeto de propagar su doctrina, basada sobre todo en el tantrismo oriental. Reuss observó que Crowley había descubierto por sí mismo ciertos secretos que coincidían con los aplicados en algunos grados superiores de sus enseñanzas en la O. T. O. y, probablemente para evitar la divulgación de esos conocimientos por parte de Crowley, viajó a Londres para entrevistarse con el, ofreciéndole el liderazgo de la O. T. O. en Inglaterra. Crowley aceptó con algunas condiciones y además se aseguró la jefatura completa de la Orden a la muerte de Reuss.

 

Crowley mantuvo los signos, palabras claves, grados y tradición general de la Orden, desarrolló sus rituales que se hallaban aún en fase estructural y se autonombró Bafomet, creando hasta su propio sello; con la aprobación de Reuss incorporó la fraseología y moralidad de su Libro de la Ley y al cabo de unos años añadió un nuevo grado, el 11º. A estas alturas Reuss ya estaba empezando a tener problemas con sus correligionarios, la mayoría de los cuales no estaba muy de acuerdo con la aplicación de la doctrina del Libro de la Ley. Pero Crowley esperaba penetrar en una capa más amplia de público con la O. T. O. y sus ramificaciones masónicas y rosacruces, ya que la Astrum Argentum era bastante elitista en sus pruebas y disponía de pocos miembros, muy escogidos. Al embarcar hacia Estados Unidos hacia el final de 1914, ya tenía dos logias operando en Inglaterra y una en Canadá, Sudáfrica y Australia, respectivamente.
Pero con la llegada de la Primera Guerra Mundial la Orden sufriría importantes reveses: las logias inglesas fueron clausuradas por las autoridades debido a la propaganda pro alemana de las mismas durante la primera guerra mundial y aquellas logias fundadas por sus discípulos no lograron salir adelante. (Tiempo después, a la muerte en 1923 de Reuss, Crowley  tomó el control de la O.T.O. ; pese a un cierto desacuerdo sobre la decisión entre los miembros, finalmente fue confirmado como líder en 1924. Continuaría como director prácticamente hasta 1947.)

 

Después de permanecer en Estados Unidos entre 1915 y 1919, marchó a Italia hacia 1920 junto a sus allegados donde fundaría la Abadía de Thelema en la población de Cefalú en Sicilia. Allí, en una casa de campo remodelada y decorada por él mismo con frescos en las paredes, siguiendo la idea de Gauguin, a quien admiraba, permaneció un tiempo junto a varios de sus seguidores, según se cuenta haciendo todo tipo de cosas desde orgías sexuales con profusión de drogas de todo tipo hasta sacrificios tanto animales como humanos y todas las formas de magia negra. Todo esto evidentemente eran en su mayor parte invenciones de adversarios y detractores que Crowley ni se molestaba en negar. El verdadero desastre se produjo cuando uno de los miembros de la abadía, un graduado de Oxford llamado Raoul Loveday, murió de enteritis. Su mujer acusó a Crowley de envenenarlo haciéndole beber la sangre de un gato durante una de sus ceremonias, y la campaña contra él en Londres alimentó la creciente mala prensa. En 1923 el gobierno de Mussolini expulsó de Italia a toda la comuna en bloque.
La expulsión de Italia fue el comienzo de una recesión global de Crowley, reduciéndose su grupo de seguidores y  de hecho ya nunca tendría la misma influencia sobre un gran público hasta después de su muerte. Se le vetó y criticó públicamente en gran manera lo cual le obligó a retraerse, limitando mucho tanto sus apariciones como su libertad de movimiento.

 

Crowley pasó los últimos años de su vida enfermo y encadenado a las drogas que había utilizado durante muchos años. Era un adicto a la heroína hasta el punto de tomarla por prescripción médica. También padecía un fuerte asma y en general su salud se deterioró bastante. El asunto de sus finanzas también resultó caótico: después de dilapidar su fortuna acabó subsistiendo con lo justo para comer y mantenerse bajo techo, terminando su vida casi en la pobreza. Es sabido que intentó por medios mágicos corregir este hecho pero parece ser que sus esfuerzos no dieron el resultado deseado. Murió en una casa de huéspedes en Hastings (Inglaterra) el 1 de diciembre de 1947 a los 72 años. Se dice que sus últimas palabras fueron: “Estoy perplejo”. Fue incinerado y sus cenizas fueron entregadas a sus seguidores.

 

Aleister Crowley fue un hombre que acumuló un gran conocimiento, sin duda, y trabajó por poner en práctica su peculiar ideario en la esfera ocultista, ideario que le hizo ser blanco de infinidad de críticas a las cuales siempre hizo caso omiso; más aún, se jactaba de ser apodado “la gran bestia 666”, y “el hombre más perverso del mundo” entre otras lindezas. Su promiscuidad sexual y su confesada práctica de la magia sexual fue siempre muy criticada, y el escándalo siempre estaba con él, cuando sus detractores no se encargaban de propagarlo y magnificarlo. Por sus relaciones con las logias alemanas también se le acusó de antibritánico en el curso de la Primera Guerra Mundial, aunque durante la segunda gran guerra se dijo que había trabajado como espía al servicio de Gran Bretaña. La idea general que de él se tiene es de ser un maligno practicante de magia negra y promover la actitud satánica, pero el mismo declaró de la magia negra:
“La magia negra no es un mito. Es una forma de magia totalmente no científica y emocional, pero obtiene resultados, aunque de una naturaleza temporalmente extrema. El retroceso sobre aquellos que la practican es terrorífico.
Para practicar magia negra tienes que violar cada principio de la ciencia, decencia  e inteligencia. Debes estar obsesionado con una idea insana de la importancia del quisquilloso objeto de tus insanos y egoístas deseos.
He sido acusado de ser un mago negro. No fueron hechas declaraciones más tontas acerca de mí. Yo la verdad es que difícilmente puedo creer en la existencia de gente tan degradada e idiota como para practicar la magia negra.”

 

La influencia de Aleister Crowley es notoria; a partir de su muerte su leyenda comenzó a crecer y ha llegado a convertirse en un auténtico icono no sólo de las ciencias ocultas, sino en otros ámbitos; sus crencias y enseñanzas se han reactivado a partir de los movimientos socioculturales aparecidos a partir de los años 60 en todo el mundo y relacionados con una visión de la práctica del sexo y el consumo de drogas muy acorde con la doctrina de Crowley. Por supuesto, Crowley se interesó por la adivinación, haciendo hincapié en la Astrología, el Tarot y el I Ching, el cual asimiló en uno de sus viajes a China. Creó su propia baraja de tarot, el Tarot de Toth que es hoy en día ampliamente conocido.

 

 

 

Comentario

Ningún comentario.

No se pueden utilizar etiquetas HTML.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies