ARBOL DE LA VIDA CABALISTICO

ARBOL DE LA VIDA CABALISTICOEl Arbol de la Vida cabalístico es un jeroglífico o símbolo compuesto que se propone representar al Cosmos íntegramente y al alma del Hombre en su relación con él. A simple vista es una especie de sencillo diagrama esquemático.

 

 

 

 


Se le describe en obras claves del misticismo judío como son el Sepher-ha-Bahir (Libro de la Claridad), el Sepher Yetzirah, el Sepher Raziel Hamelech (Libro del arcángel Raziel) y el Sepher-ha-Zohar.
Gráficamente es un conjunto de diez círculos dispuestos con un orden determinado y conectados entre sí por líneas rectas. Los círculos se denominan Sephiroth, cada uno de los cuales (llamado Sephirah, que es la forma singular de Sephiroth), representa una fase de la evolución; en lenguaje cabalístico serían las Diez Emanaciones Sagradas mediante las cuales Dios genera toda la Creación. Respecto a esto hay que decir que la Cábala no concibe a Dios como si “fabricase” la Creación en una etapa tras otra, sino que asume las diferentes fases de la manifestación como evolucionando una de la otra,  como si cada Sephirah fuera un estanque que, al llenarse, desbordara en un estanque inferior.

 

Las líneas conectoras se denominan Senderos, son veintidós en total. Estos Senderos se pueden definir como fases de la consciencia subjetiva mediante las cuales el Alma desarrolla su conocimiento del Cosmos. Luego los Sephiroth son objetivos, mientras que los Senderos son subjetivos.

 

A primera vista se ve que los círculos que representan los Sephiroth están ordenados en tres columnas verticales, las cuales se denominan Severidad (izquierda), Indulgencia o Equilibrio (centro) y Misericordia (derecha). Esta primera división del árbol en columnas alude a las fuerzas positiva (la de la izquierda) y negativa (la derecha) de la Naturaleza, lo activo y lo pasivo; la columna central representa, mediante los Sephiroth que la componen, los diferentes niveles de consciencia y los planos en que funcionan.
La siguiente división que se puede aplicar al árbol sería la de los tres triángulos: agrupamos los Sephiroth desde arriba hacia abajo de tres en tres, obteniendo un triángulo superior con el vértice central hacia arriba, y dos triángulos debajo de éste con sus vértices centrales hacia abajo, finalizando en el décimo y más bajo Sephirah. Estas divisiones dependen del punto de vista del observador: algunos esoteristas establecen (de arriba abajo) dos tríadas y un cuaternario inferior que incluiría los cuatro Sephiroth inferiores. Lo importante es visualizar la forma en que el árbol puede adquirir asociaciones y significados coherentes, aunque para que las divisiones que efectuemos puedan tener sentido es evidente que necesitamos conocer lo mejor posible los Sephiroth y los Senderos.

 

Los Sephiroth tienen un significado propio inicial bastante definido que se puede desarrollar mediante su estudio intuitivo; esto hace que, inevitablemente, cada esoterista acabe desarrollando sus propias atribuciones y conclusiones (por supuesto siempre en armonía con la idea original fundamental). Las ideas o significados fundamentales de los Sephiroth son:
1.- KETHER (la corona). Su grafía hebrea se compone de las letras kaph, tau, resh. Es el Punto Primordial. Relacionado con Plutón.
2.- CHOKMAH (la sabiduría). Compuesto por las letras kaph, mem, he. La Inteligencia Iluminadora. Relacionado con Neptuno.
3.- BINAH  (el entendimiento). Compuesto por beth, yod, nun, he. La base de la sabiduría primordial (el gran mar, la Madre). Relacionado con Saturno.
4.- CHESED  (la misericordia). Se compone por cheth, samekh, daleth. La inteligencia receptiva. Relacionado con Júpiter.
5.- GEBURAH (la fortaleza o severidad). Se compone de gimel, beth, vau, resh, he. La inteligencia radical. Relacionado con Marte.
6.- TIPHARETH (la belleza). Se compone por tau, pe, aleph, resh, tau. La inteligencia mediadora. Relacionado con el Sol.
7.- NETZACH (la victoria). Compuesto por las letras nun, tzaddi, cheth. La inteligencia oculta. Relacionado con Venus.
8.- HOD (la gloria). Compuesto por he, vau, daleth. La inteligencia absoluta o perfecta. Relacionado con Mercurio.
9.- YESOD (la fecundidad). Compuesto por yod, samech, vau, daleth. La inteligencia pura. Relacionado con la Luna.
10.- MALKUTH (el reino). Compuesto por mem, lamed, vau, tau. La inteligencia resplandeciente. Relacionado con la Tierra.

 

Algunos ocultistas han aludido (o revelado) a la existencia de un onceavo Sephirah; estaría en la columna central debajo de Kether (entre Chokmah y Binah) y se le denomina Daath  (el conocimiento). No se encuentran muchas pistas acerca de la naturaleza de este Sephirah; pero por lo que sé Daath es una especie de eslabón  cuyo entendimiento arroja bastante luz sobre la relación, desde el punto de vista de la iniciación mistérica, entre el triángulo superior y el cuerpo inferior del árbol. A propósito de esto sería muy interesante considerar su posición en el centro del Abismo y su relación (nada aleatoria) con Chokmah y Binah.
Los Senderos son veintidós, y se les relaciona directamente con las letras del alfabeto hebreo y con los Arcanos Mayores del Tarot.
Meditando sobre estos 32 elementos del árbol podemos establecer muchas más relaciones, y lo que es más interesante, ubicar los propios aspectos evolutivos del alma en su correspondiente nivel, esfera o plano, lo cual es una apreciable ayuda para su correcto entendimiento.

 

Existe otra división que resulta bastante clarificadora para entender mejor el método del Arbol de la Vida. Mirando desde arriba (la corona) hacia abajo (el reino), tenemos:
-Mundo de los Arquetipos, formado por Kether.
-Mundo de la Creación, formado por Chokmah y Binah.
-Mundo de la Formación, formado por los siguientes seis Sephiroth Chesed, Geburah, Tiphareth, Netzach, Hod, Yesod.
-Mundo de la Acción, formado por Malkuth.
Entre los mundos segundo y tercero, el Abismo.
Esta división nos da una idea más clara del sentido de la Evolución (la corriente del rayo de Poder), desde arriba hacia abajo y desde la forma más etérea hasta la solidez y realidad del Mundo.
“El Arbol es enormemente valioso como jeroglífico de meditación. Es posible equilibrar los elementos en pugna en nuestra propia Naturaleza y ponerlos en equilibrio armónico. También es posible entrar en relación simpática con los distintos aspectos de la Naturaleza que estos símbolos representan cuando se los aplica al Macrocosmos.” (Dion Fortune, “La cábala mística”)

Diagrama básico del Arbol de la Vida
Los Senderos y sus correspondencias

 

 

Comentario

Ningún comentario.

No se pueden utilizar etiquetas HTML.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies